Datos Básicos

Población: 7.128 habitantes.
Superficie: 4,4 Km2.
Anejos: Ventorrillo (EI) y Barrio de los Remedios

Historia

A este lugar de la vega granadina se le ha denominado con los topónimos de Cular, Cúllar de la Vega o Cúllar Vega. El nombre aparece mencionado por primera vez en un escrito del siglo XII.

Cúllar deriva del árabe Qûllar que a su vez parece proceder de la voz latina “collum”, terreno elevado, lo que hace pensar que Cúllar empezará su existencia como una villa romana.

En época del reino nasri la población se dedicaba a la agricultura de regadío, que los musulmanes llevaron a las más altas cotas de perfeccionamiento.

Con la conquista de los reyes católicos, el vecindario musulmán siguió asentado en el lugar sin experimentar grandes cambios hasta la época de Felipe II, en la que se expulsó a los moriscos de Cúllar. En 1571 comienza la repoblación del reino y pocos años después se realiza el deslinde y amojonamiento del término de Cúllar que es prácticamente igual al actual. En estos años su fuente principal de ingresos era la agricultura, siendo la presencia de la ganadería meramente testimonial.

En el siglo XVIII, las tierras de Cúllar estaban estructuradas en tres grandes grupos: regadío, secano y viñas. La mayor parte de las tierras estaban en manos de vecinos de otros lugares, por lo que habia muchos jornaleros. La Iglesia también era propietaria de mucha tierra. La ganadería sigue siendo poco significativa. A mediados de este siglo hay unos 140 vecinos en la población y en 1795 esta cantidad asciende a 860.

En el siglo XIX, la desamortización de los bienes de la Iglesia también afecta a este pueblo.

En el presente siglo, la vida de los habitantes del lugar sigue prácticamente igual. Mencionar algunas anécdotas como la acontecida en 1921 con la inundación conocida como “La venida de las Andas de Gabia”. En 1936, se apoyó a la II República. Durante la guerra civil, en Cúllar Vega, hubo vecinos del pueblo que sufrieron represión por parte del bando nacional o de simpatizantes del mismo, llegando ésta a la muerte de varios de ellos ; dicha represión también se abatió sobre víctimas de otros pueblos vecinos, que fueron abatidos en nuestro pueblo. Tambien murieron en la guerra, vecinos del denominado bando nacional, se bien estos no murieron fusilados, sino como consecuencia de la misma guerra.

En la última década el pueblo está experimentando muchos cambios, está aumentando la población debido a que está en un lugar privilegiado de Granada, cerca de la capital y en la vega, por lo que muchas personas quieren residir aquí.

Su poblamiento es muy antiguo, adquiriendo una mayor importancia a partir de la época musulmana. En el siglo XVIII ya era un lugar de realengo que pertenecía a la vicaría de Granada, con jurisdicción en el mismo lugar, en cuyo ayuntamiento se elegía cada año un alcalde y dos regidores a través de sufragio universal. En el citado siglo su población era de 860 vecinos. Por el año 1795, Cúllar tenía 170 casas de una sola planta, y dos plazas (una de forma regular, de gran extensión, y otra más reducida). También había Casa/Ayuntamiento, y escuela, (a la que asistían 60 alumnos), y dos aljibes, que se llenaban con agua de los ríos Genil y Dílar. Por lo general era un pueblo sano, sin enfermedad dominante, según las estadísticas, cada año morían tres niños y dos adultos. En el año 1785 y 86, padeció una epidemía de tercianas, y el número de muertos fue muy considerable.

¿Qué ver?

Iglesia de la Asunción.

La iglesia, que pertenece al grupo de las iglesias mudéjares, consta de una sola nave de planta rectangular con altar, incluyéndose dentro de la tipología más tradicional de las iglesias mudéjares. La única nave se cubrió con una armadura de par y nudillo que se ejecuta enfrentando parejas de vigas dispuestas oblicuamente llamadas pares. Destacar los dos retablos barrocos que actualmente recogen a los patronos del pueblo. El retrato de San Miguel es de madera policromada en tonos rojos, verdes, azules y dorados.

El Aljibe

El aljibe es uno de los elementos que destacan en el pueblo, se trata de una cisterna subterránea que almacena agua. La antigüedad y relevancia de estos aljibes hacen que lleguen a dejar huella en la toponomía de nuestro municipio, apareciendo ya en 1572 un camino denominado del aljibe.


Fiestas

Fiestas Patronales: San Miguel, a finales de Septiembre

 


Comparte este Contenido